Poder económico de Dubái

La economía de Dubái: recursos por fuera del petróleo

¿De qué vive Dubái? Las reservas petrolíferas representan menos de una vigésima parte de las del emirato de Abu Dhabi; sólo el 20% de sus ingresos procede del petróleo.

La economía de Dubái se basa más bien en el comercio, el sector financiero, el turismo y los servicios. Tiene un centro bancario de renombre y varias áreas de libre comercio.

La construcción es muy rentable, al punto de que es una de las ciudades con mayor crecimiento del mundo, comparable sólo con las grandes urbes chinas.

Este boom constructor se centra, en gran medida, en megaproyectos:

  • El Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, de 828 metros de altura.
  • El Entisar Tower, de 570.
  • El Princess Tower, de 414.

¿Por qué Dubái es un país tan rico?

Porque la política fiscal es flexible a la inversión extranjera, y la estabilidad económica genera la confianza suficiente para la llegada del capital.

La ciudad supo generar parques industriales y el turismo en Dubái crece cada vez más gracias a la arquitectura colosal y de vanguardia.

Su riqueza está a la vista: tiene una de las mayores islas artificiales del mundo, donde se alza el imponente hotel Atlantis; el mayor jardín de flores del mundo, construido en terreno desértico, y el acuario marino más inmenso dentro de un centro comercial.

Dubái ha adquirido asimismo propiedades importantes en países extranjeros. En concreto, inmuebles «trofeo» en el centro de Nueva York y Londres.

Hermanamientos

Dubái está hermanada con las siguientes ciudades, con las que mantiene estrechos lazos económicos y culturales:

  • Estambul, Turquía.
  • Damasco, Siria.
  • Detroit, Estados Unidos.
  • Nueva Delhi, La India.
  • Osaka, Japón.
  • Gold Coast, Australia.
  • Shanghái, China.
  • Casablanca, Marruecos.
  • Ginebra, Suiza.
  • Dundee, Reino Unido.
Compartir